Interpretación de un análisis de sangre

Felipe Isidro Donate

Licenciado CAFD.

Especialista en Ejercicio Físico, Salud y Fitness en ANEF, Formación de Técnicos del Fitness (www.anefead.com)
 

Doctorando en Ciencias de la Actividad Física y el deporte.

 

¿Para qué se realiza?

 Los análisis de sangre se usan como rutina para ayudar al diagnóstico de enfermedades o como control de salud.

Mediante los análisis se puede detectar la presencia de muchas enfermedades habituales y frecuentes como pueden ser la anemia, la diabetes, infecciones, pero también pueden dar a conocer otras menos frecuentes y más graves como la leucemia o otros tipos de cáncer

 Con la analítica los Entrenadores Personales podemos obtener información sobre aspectos como si existe una anemia real o es una simple adaptación al entrenamiento, si existe algún fallo en algún órgano, si el organismo tolera adecuadamente las cargas de entrenamiento, si cuidamos la alimentación e hidratación, si son efectivos los entrenamientos, evaluar factores de riesgo, etc.

 

¿Cuáles son los más frecuentes?

 

Los análisis más frecuentemente utilizados son los de sangre, y entre ellos la rutina habitual es un estudio hematológico (hematimetría ó hemograma) con VSG (Velocidad de Sedimentación Globular), y un estudio de bioquímica en el que se miden la glucemia (azúcar en la sangre), el ácido úrico, la urea, las transaminasas, la bilirrubina, electrolitos, etc, ...

 

HEMOGRAMA

 

En un estudio rutinario de hematimetría se van a cuantificar y evaluar diferentes grupos celulares, las glóbulos rojos (hematíes), los glóbulos blancos (leucocitos), las plaquetas, el contenido de hemoglobina, y otros parámetros relacionados con su cantidad, forma y contenido.

 

Valoración e interpretación hematológica.


Es bastante útil realizar una analítica cada vez que se cambie el periodo de entrenamiento, para ver si hemos producido adaptaciones, pero como mínimo es muy recomendable al realizar una valoración inicial del sujeto, es imprescindible para determinar los posibles factores de riesgo.


Resulta muy útil realizar pruebas cuando nuestro deportista o cliente consiga sus mejores marcas o al final de la temporada, así tendremos unos niveles de referencia para posteriores planificaciones y planteamiento de objetivos.

 

PRIVATEParámetro

Valores Normales

Número de hematíes

4 - 5,5 millones/ml

Hemoglobina

12 - 16 g/dl

Hematocrito

37-52 %

VCM

80 - 99 fl

HCM

27-32 pg

CMHC

32-36 g/dl

Plaquetas

135-450 miles/ml

VPM

9,6 fl

Número de Leucocitos

4,5-11 miles/ml

Neutrófilos

42 -75 %

Linfocitos

20.5- 51.1 %

Monocitos

1.7 - 9.3 %

Eosinófilos

0-1 %

Basófilos

0-0.2 %

 

¿Para qué se realiza?

 

1.     La cantidad de hematíes puede ofrecer datos de salud o de la presencia de una anemia, enfermedades generales, o diferentes tipos de cáncer. Como los hematíes son los encargados de transportar la hemoglobina (proteína que porta el oxígeno a los tejidos), su disminución produce cansancio y sensación de fatiga.

 

2.     La concentración de hemoglobina nos ofrecerá datos complementarios sobre la posible alteración del número de hematíes. Cuando el nivel de hemoglobina en un análisis aparece debajo de los niveles normales se está describiendo una anemia que puede tener diversos orígenes; anemias primarias, embarazo, enfermedades renales, hemorragias, desordenes alimenticios, etc. El nivel bajo de hemoglobina suele venir acompañado de un nivel de hematocrito bajo.  Por el contrario si el nivel de hemoglobina aparece alto puede deberse a patologías como cardiopatías y enfermedades pulmonares crónicas, o bien por ajustes o adaptaciones fisiológicas al ejercicio como la deshidratación o estancias en lugares de mucha altitud.

 

3.     El hematocrito, es el porcentaje de la masa del eritrocito con relación al volumen sanguíneo. Con esos datos son calculados los índices hematimétricos (VCM, HCM, VMHC). La alteración de estos parámetros nos ayudarán a orientar diferentes enfermedades que causan alteraciones en estos índices (Ejemplo: diferentes tipos de anemias). Sin embargo, en deportistas de fondo, se produce una pseudoanemia como consecuencia de una adaptación al entrenamiento, provocando un mayor aumento del volumen plasmático que de glóbulos rojos, de tal manera que se produce una disminución del porcentaje de hematocrito, creyendo de esta manera que estamos ante una posible anemia.

 

Para tener claro el tipo de déficit que se presenta, debemos fijarnos en otros aspectos como el tamaño de los glóbulos rojos, el volumen corpuscular medio (VCM):


• Si el VCM es alto: Anemia macrocítica o megaloblástica (son glóbulos rojos adultos).

• Si el VCM es bajo: Anemia microcítica o ferropénica (son glóbulos rojos jóvenes).

 

Tras una centrifugación de la sangre total se pueden apreciar dos niveles, uno con el depósito de los glóbulos rojos, principalmente, y otro nivel del plasma total. La relación porcentual entre ambos es lo que describe el hematocrito y describe el porcentaje de células transportadoras de oxígeno con respecto al volumen total de sangre. Los deportistas de fondo presentan un hematocrito mas elevado, como resultado de una adaptación fisiológica a su tipo de esfuerzo.

 

4.     Los glóbulos blancos (leucocitos) son los encargados de las defensas de la persona, por ello en cuadros de infección están aumentados, o en ciertas enfermedades están disminuidos. También es importante saber cuales son las poblaciones de cada tipo de leucocitos, por ello en los resultados aparecen los neutrófilos, monocitos, linfocitos, basófilos y eosinófilos. Según los resultados de cada una de estas poblaciones se puede orientar hacia una u otra enfermedad. Como indicador, si la serie blanca disminuye se tienen las defensas bajas, normalmente tras grandes periodos de entrenamiento. Puede ser un síntoma de sobreentrenamiento.

 

5.     Las plaquetas son las células encargadas de parte de la coagulación por ello si su número disminuye pueden aparecer cuadros de hemorragias (sangrados) que puede deberse a diferentes problemas y enfermedades, y su número aumenta en diferentes enfermedades reumáticas o autoinmunes.

 

Desde el punto de vista de la salud, un aumento del número de plaquetas, puede ocasionar trastornos en la circulación sanguínea por su gran tamaño; riesgo de trombosis, formación de ateromas. Cercano al límite inferior no preocupa (excepto cuando existen heridas con heridas).

 

Velocidad de sedimentación globular

 

Es la precipitación de los eritrocitos (glóbulos rojos) en un tiempo determinado (1-2 horas), que se relaciona directamente con la tendencia de los glóbulos rojos hacia la formación de acúmulos (pilas de monedas) así como a la concentración plasmática de proteínas (globulinas y fibrinógeno).

 

La capacidad y la velocidad de formar estos acúmulos depende de la atracción de la superficie de los glóbulos rojos.

 

El análisis de la VSG se realiza normalmente en un estudio completo de hematimetría.

 

¿Cuándo se eleva?

 

Si las proteínas del grupo de las globulinas está elevado con respecto a la albúmina la velocidad se eleva. También una alta proporción de fibrinógeno puede provocar esta elevación.

 

¿Para qué se mide?

 

Los principales usos de la medición de la VSG son:

 

1.    Para detectar procesos inflamatorios o infecciosos. Como discriminador o reactante de presencia de enfermedad.

2.    Como control de la evolución de ciertas enfermedades crónicas ó infecciosas.

3.    Para detectar procesos crónicos inflamatorios ocultos o tumores.

 

El valor de la técnica no es muy sensible y además poco específica, por sí sola tiene poco valor y se debe asociar a otros estudios para poder orientar un diagnóstico.

 

En los primeros meses de embarazo puede aparecer elevada sin más repercusiones.

 

Valores normales

 

En la sangre normal la velocidad de eritrosedimentación es prácticamente nula, inclusive si el colesterol o otros lípidos están muy elevados puede disminuir la capacidad de formar acúmulos y disminuir más la VSG.

 

PRIVATERecién nacidos

hasta 2

Lactantes

hasta 10

Escolares

hasta 11

Hombres jóvenes

hasta 10

Hombres adultos

hasta 12

Hombres mayores

hasta 14

Mujeres jóvenes

hasta 10

Mujeres adultas

hasta 19

Mujeres mayores

hasta 20

 

Utilidad más discriminatoria:

Si su valor es mayor de 100 mm/hora se debe de pensar que existe un problema de cáncer, colagenosis, enfermedades reumáticas, y otras enfermedades infecciosas crónicas.

 

La VSG se eleva en:

 

·        Artritis reumatoide

·        Anemia intensa

·        Enfermedades renales

·        Enfermedades autoinmunes (Lupus eritematoso)

·        Enfermedades tiroideas

·        Embarazo

·        Fiebre reumática

·        Infecciones agudas

·        Macroglobulinemia

·        Mieloma múltiple

·        Polimialgia reumática

·        Sífilis

·        Tuberculosis

·        Vasculitis

 

La VSG puede aparecer disminuida en:

 

·        Descenso de proteínas en el plasma (por problemas hepáticos ó renales)

·        Disminución del fibrinógeno

·        Fallos cardiacos

·        Policitemia

 

ANÁLISIS BIOQUÍMICO

 

¿Para qué se realiza?

 

Los parámetros que se estudian en una rutina de bioquímica en sangre son la concentración de varias sustancias químicas que se encuentran en la sangre en el momento del análisis y su determinación sirve al médico para:

 

·        Confirmar un diagnóstico en un paciente con síntomas de cierta enfermedad.

·        Controlar la respuesta al tratamiento de la enfermedad.

·        Para el diagnóstico precoz en personas que no presentan síntomas, pero que pueden tener algún factor de riesgo para diferentes enfermedades.

 

En general estos parámetros informan sobre el estado y la función del hígado, el riñón, la diabetes, ó el estado de inflamación en relación a las enfermedades reumáticas, entre otros.

 

PRINCIPALES PARÁMETROS BIOQUÍMICOS

 

Para estudiar la función renal se estudian los valores de urea, creatinina, sodio, potasio, colesterol, triglicéridos, calcio y fósforo.

 

Para la valorar la función del hígado se solicitan las transaminasas, las fosfatasas alcalinas, la gammaglutamiltranspeptidasa, la bilirrubina.

 

Para el diagnóstico y control de la diabetes se solicita la glucemia, la hemoglobina glicosilada (HbA1c), el colesterol, el colesterol HDL y el colesterol LDL, los triglicéridos y la creatinina.

 

 

PRIVATEVALORES NORMALES DE LOS PARÁMETROS BIOQUÍMICOS MÁS FRECUENTES

 

PARÁMETROS BIOQUÍMICOS

VALORES NORMALES

Glucosa en sangre

70 y 105 mg por decilitro (en niños 40 a 100 mg/dl)

Ácido úrico

hombres adultos: 4 y 8,5 mg/dl

mujeres adultas: 2,5 a 7,5 mg/dl
(niños: 2,5 a 5 mg/dl )

Urea

7 y 20 mg por decilitro
(niños: 5 a 18 mg/dl)

Creatinina

hombres adultos: 0,7 y 1,3 mg/dl
mujeres adultas: 0,5 y 1,2 mg/dl
(niños 0,2 y 1 mg/dl)

Bilirrubina directa

0,1 a 0,3 mg/100 ml

Bilirrubina total

0,3 a 1,0 mg/100 ml

Bilirrubina indirecta

menor de 1,0 mg/ml

Fosfatasa alcalina

30 a 120 U/L

Gamma GT

Hombres: 8 a 38 U/L
Mujeres: 5 a 27 U/L

GOT

5 a 32 mU/ml

GPT

7 a 33 mU/ml

Colesterol

100 a 200 mg/100ml

HDL

Hombres: mayor de 45 mg/100ml
Mujeres: mayor de 55 mg/100ml

LDL

60 y 180 mg/100ml

Proteínas totales

6,4 a 8,3 gr/dl

Albúmina

3,5 a 5 gr/dl

Calcio

8,5 a 10,5 mg/100ml

Potasio

3,5 a 5 mmol/L

Sodio

135 a 145 mEQ/L

 

DEFINICIÓN DE CADA PARÁMETRO BIOQUÍMICO


Hierro

Componente fundamental de los glóbulos rojos, realizando una función importante en el transporte del oxígeno a las células. La falta de hierro, el cual se pierde en grandes cantidades por la sudoración, puede indicar déficits de hemoglobina y de mioglobina. El valor normal de referencia es 60 a 170 mcg/Dl.

 
Ferritina
Si se tiene anemia, es un parámetro muy importante y fiable a la hora de valorarla, ya que la ferritina es el almacén del hierro en el organismo. Por cada ng/mL de ferritina sérica, se almacenan 8-10 mg de hierro. Valores por debajo de 20 ng/mL de ferritina pueden indicar deficiencia de hierro de depósito, mientras que valores por debajo de 12 ng/mL. pueden indicar deficiencia en su transporte.

 

Glucosa
La glucosa es un azúcar que es utilizado por los tejidos como forma de energía al combinarlo con el oxígeno de la respiración. Cuando comemos el azúcar en la sangre se eleva, lo que se consume desaparece de la sangre, para ello hay una hormona reguladora que es la insulina producida en los islotes pancreáticos. Esta hormona hace que la glucosa de la sangre entre en los tejidos y sea almacenada en forma de glucógeno. Cuando la glucosa en sangre está muy baja, en condiciones por el ayuno o el ejercicio físico, se secreta otra hormona llamada glucagón que hace lo contrario y eleva los niveles de glucosa en sangre.


El tejido más sensible a los cambios de la glucemia es el cerebro, en concentraciones muy bajas o muy altas aparecen síntomas de confusión mental e inconsciencia.

 
El análisis de la glucosa sobre todo se realiza para estudiar la posible presencia de una diabetes mellitus.

 
Los valores normales son entre 70 y 105 mg por decilitro. En los niños pequeños se aceptan valores de 40 a 100 mg/dl.

 
• Los valores más bajos de 40-50 mg/dl se consideran bajos (hipoglucemia).

• Los valores más altos de 128 mg/dl se consideran altos (hiperglucemia).


Pueden modificar los valores de glucemia y no ser por una diabetes ciertas situaciones, las mas comunes son las siguientes:


• Estrés por enfermedades agudas (infarto cerebral, cardiaco, anestesia general).

• Los tratamientos con sueros en vena, ya que contienen dextrosa (azúcar).

 • Embarazo.

• Medicamentos (antidepresivos, antihipertensivos, hormonas femeninas, etc.).

• El alcohol y analgésicos pueden disminuirla.

• El ejercicio físico disminuye los niveles de glucosa en sangre, pudiendo presentarse hipoglucemias con síntomas de fatiga, confusión, etc.

 

Calcio
El calcio es un ión útil en diferentes funciones del cuerpo humano, pero sobre todo para el mantenimiento de la arquitectura ósea y de la transmisión neuromuscular. La falta de Calcio produce excitación de los músculos y de los nervios, al contrario el exceso produce una relajación de los mismos.


Los cambios de concentración del calcio en la sangre producen problemas óseos, y la posible alteración de las hormonas reguladoras del mismo que se producen en las glándulas paratiroides y en el riñón.


La hormona paratiroidea produce una elevación de los niveles de Calcio por aumentar su absorción intestinal, disminuyendo su salida por el riñón hacia la orina, y aumentando la reabsorción del hueso.


Niveles normales de calcio en suero son de 8,5 a 10,9 mEq/l


Los valores menores de 6 puede causar tetania.

Los valores superiores a 14 pueden causar coma y parada cardiaca.


Los niveles disminuidos de Calcio en la sangre pueden indicar: deficiencia de vitamina D, fallo en la función renal, mala absorción intestinal, osteomalacia, pancreatitis.


Metabolismo lipídico

 

Muy importante para valorar estados de salud y nutricionales. El control de los lípidos se obtiene a través de los siguientes apartados: 33


•  Colesterol total. Como norma general evitar tenerlo alto.

• Colesterol HDL o colesterol “bueno”. Aumenta con entrenamientos largos aeróbicos, síntoma de entrenamiento, protector de enfermedades cardiovasculares en más de un 35%.

•  Colesterol LDL o colesterol “malo”.

Triglicéridos. Transportan ácidos grasos. Tenerlos elevados es perjudicial tanto para la salud, como para el rendimiento, en deportistas de resistencia aumenta la viscosidad de la sangre, dificultando su transporte. Lo ideal es tenerlos justo por debajo del límite inferior ya que así no se necesitan los de la sangre y el organismo los obtiene de las células.


Control del riñón.

Los parámetros bioquímicos que nos informan de la función renal son los siguientes:


• Urea

• Creatinina

• Sodio

• Potasio

• Colesterol

• Triglicéridos

• Calcio

• Fósforo

 

Creatinina:

La creatinina es el resultado de la degradación de la creatina, que es un componente de los músculos. La creatinina puede ser transformada en ATP que una fuente de alta energía para las células. La producción de creatinina depende de la modificación de la masa muscular, y ello varía poco y los niveles suelen ser muy estables.


Es un parámetro indicador de la función renal; dentro de los límites normales el riñón funciona bien, de lo contrario la vierte en plasma o no se elimina por la orina por falta de agua.

 
Los valores normales en los hombres adultos son entre 0,7 y 1,3 mg por decilitro.
En las mujeres adultas entre 0,5 y 1,2 mg por decilitro.

En los niños pequeños se aceptan valores de 0,2 y 1 mg/dl.

Los valores más altos de 4 mg/dl se deben a un fallo renal importante como nefropatía diabética, obstrucciones renales (piedras, tumores) o deberse a otras causas como acromegalia, problemas cardiacos, distrofia muscular, deshidratación.


Urea:

La urea es el resultado final del metabolismo de las proteínas. Se forma en el hígado a partir de la destrucción de las proteínas. Durante la digestión las proteínas son separadas en aminoácidos, estos contiene nitrógeno que se libera como ión amonio, y el resto de la molécula se utiliza para generar energía en las células y tejidos. El amonio se une a pequeñas moléculas para producir urea, la cual aparece en la sangre y es eliminada por la orina. Si el riñón no funciona bien la urea se acumula en la sangre y se eleva su concentración.

 

En general es un parámetro que indica la función renal, aunque puede estar alterado en enfermedades del hígado o en la deshidratación.


Urea alta y creatinina normal nos indica que el riñón funciona bien, el problema sería de no soportar las cargas de entrenamiento.


Urea normal y creatinina alta es indicativo de que el fallo sería renal, aunque también puede ser debido a una falta de ingesta de agua, en esta situación el riñón tiende a retener líquido por lo que la creatinina alta no se elimina por la orina.

 

Ácido úrico:

El ácido úrico es el resultado final del metabolismo de las purinas (partes de DNA y RNA). La mayor parte del ácido úrico se excreta por el riñón, y algo por el sistema intestinal.

 

Cuando aumenta la destrucción de los tejidos (como en diversos tipos de cáncer) el ácido úrico aparece elevado en sangre, aunque la causa más común de su elevación es la gota.

 

Sobre todo para hacer un diagnóstico de gota, pero en ciertos procesos puede aparecer elevado y es útil para evaluar otras enfermedades.

 

Los valores normales en los hombres adultos son entre 4 y 8,5 mg por decilitro. En las mujeres adultas 2,5 a 7,5 mg/dl. En los niños pequeños se aceptan valores de 2,5 a 5 mg/dl.


Los valores más altos de 12 mg/dl se consideran altos (hiperuricemia).

 

Pueden modificar los valores de ácido úrico y no ser por una gota ciertas situaciones:

 

·        Estrés en general puede elevar los niveles de ácido úrico.

·        La utilización de contrastes radiológicos.

·        Ciertos productos y medicamentos pueden aumentar el ácido úrico, la cafeína, el alcohol, las teofilinas, etc...

·        Pueden disminuir los valores de ácido úrico, la aspirina, el alopurinol, los corticoides, las hormonas femeninas.

 

Puede aparecer el ácido úrico elevado en sangre (hiperuricemia) en:

 

·        Acidosis metabólica

·        Alcoholismo

·        Diabetes mellitus

·        Dieta rica en purinas (carnes rojas, vísceras de animales, embutidos, mariscos, frutos secos)

·        Eclampsia en el embarazo

·        Exceso de ejercicio

·        Fallo renal

·        Gota

·        Hipoparatiroidismo

·        Lesiones graves en los tejidos (quemaduras, traumatismos)

·        Leucemia

·        Litiasis renal

·        Policitemia vera

·        Quimioterapia del cáncer

 

Puede aparecer el ácido úrico disminuido (hipouricemia) en:

·        Dietas baja en purinas (proteínas)

·        Síndrome de Fanconi

·        Enfermedad de Wilson

 

Los valores más altos de 12 mg/dl se consideran altos (hiperuricemia) pueden aparecer por; acidosis metabólica, alcoholismo, diabetes mellitus, dietas ricas en purinas (carnes rojas, vísceras de animales, embutidos, mariscos, frutos secos), exceso de ejercicio, fallo renal, lesiones graves en los tejidos (quemaduras, traumatismos), quimioterapia del cáncer, estrés en general.


Ciertos productos y medicamentos pueden aumentar el ácido úrico, la cafeína, el alcohol, las teofilmas, etc.


Pueden disminuir los valores de ácido úrico, la aspirina, el alopurinol, los corticoides, las hormonas femeninas.

 

Albúmina:

La concentración de albúmina en la sangre es mucho mayor que la del sodio o cloro, a diferencia de los tejidos en los que ocurre lo contrario.

 

La albúmina representa el 60% de las proteínas que contiene el suero, el resto son las globulinas. Los valores normales son entre 3,4 y 5,4 gramos por decilitro.


La vida media es de 18 a 20 días, aunque en situaciones de estrés y sobreentrenamiento en una semana puede reducirse considerablemente, valores anormalmente elevados pueden ser indicativos de deshidratación.

 
La albúmina se encarga de transportar moléculas pequeñas (bilirrubina, progesterona, y medicamentos), y tiene también la función de mantener la presión sanguínea ya que favorece la presión osmótica coloidal para mantener líquidos en el torrente sanguíneo y que no pasen a los tejidos, manteniendo un equilibrio.

 
La determinación de albúmina se realiza para evaluar la posible presencia de enfermedades del riñón o del hígado, o bien que el cuerpo no absorba bien suficientes proteínas.

 
El hígado es la principal fuente de síntesis de albúmina, si las células hepáticas están dañadas (hepatitis, cirrosis, etc.) la albúmina en el suero disminuirá.


Si el riñón funciona mal se perderá albúmina por la orina, apareciendo baja la concentración de la misma en el suero.


En estados carenciales por dietas exageradas o por malnutrición también se puede encontrar baja la albúmina en el suero.


Hay medicamentos que pueden alterar la determinación de la albúmina en el suero, y puede aparecer más elevada si se están tomando esteroides anabolizantes, andrógenos, hormona del crecimiento e insulina.


Puede aparecer baja la albúmina en suero en:

·        Ascitis

·        Enfermedades renales (glomerulonefritis, síndrome nefrótico)

·        Enfermedades del hígado (hepatitis, cirrosis,etc ...)

·        Enfermedades intestinales con mala absorción (Enfermedad de Crohn, enfermedad de Whipple)

·        Quemaduras

·        Malnutrición

 
Proteínas totales

Las proteínas son un constituyente muy importante de las células y los tejidos del cuerpo humano. Se componen de aminoácidos. Hay diferentes tipos de proteínas con diferentes funciones, son así proteínas los enzimas, algunas hormonas, la hemoglobina, el LDL (transportadora de colesterol), el fibrinógeno, el colágeno, las inmunoglobulinas, etc ...

 

Las proteínas totales del suero se pueden separar en dos grandes grupos: la Albúmina y las globulinas


Si aparecen menos en plasma y aumentan en orina, indica posible fallo de la función renal.


Control del hígado.

 Los parámetros bioquímicos que nos informan de la función hepática son los siguientes:


•Transaminasas
• Fosfatasas alcalinas

• Gamma GT

• Bilirrubina

 

Transaminasa GOT

La GOT es una enzima con gran concentración en el corazón, en el hígado y los músculos. Cuando hay una lesión de estos órganos la enzima es liberada a la sangre y aparece elevada en los análisis.

 

Su estudio se realiza en el contexto de otras pruebas hepáticas (GammaGT, GPT, Bilirrubina, fosfatasa alcalina) y se utiliza para evaluar problemas o alteraciones del hígado. Su elevación es directamente proporcional al daño celular y puede servir como indicativo de la evolución de la enfermedad.

 

También se utiliza como parámetro indicador de lesión cardiaca en el contexto de otros parámetros cardiacos (CPK,LDH),como indicador de lesión cardiaca por un infarto de miocardio. Su valor máximo se alcanza a las 24 horas tras el infarto, y tiende a bajar en 3 a 4 días si la lesión cardiaca cede. Si persiste elevada es que el infarto está progresando a peor.

 

Transaminasa GPT

La GPT es una enzima con gran concentración en el en el hígado y en menor medida en los riñones, corazón los músculos.

 

Cuando hay una lesión de estos órganos la enzima es liberada a la sangre y aparece elevada en los análisis.

 

Como es una transaminasa más específicamente hepática que la GOT, aparece más elevada en las enfermedades hepáticas que en otras, por eso el cociente GPT/GOT será mayor de 1 en enfermedades ciertas enfermedades hepáticas como la hepatitis vírica .

 

Al contrario aparece menor de 1 en la cirrosis hepática, congestión hepática o tumores hepáticos.

 

Su estudio se realiza en el contexto de otras pruebas hepáticas (GammaGT, GOT, bilirrubina, fosfatasa alcalina) y se utiliza para evaluar problemas o alteraciones del hígado. Su elevación es directamente proporcional al daño celular y puede servir como indicativo de la evolución de la enfermedad.

 

Fosfatasa alcalina

La Fosfatasa Alcalina (FA) es una enzima que se encuentra en casi todos los tejidos del cuerpo, pero es mayor su presencia en el hígado, las vías biliares y los huesos.

 

La fosfatasa alcalina tiene una gran variedad de isoenzimas con leves diferencias en su estructura, que sugieren diferentes orígenes por cada tejido (FA1 del hígado, FA2 del hueso). Estas isoenzimas pueden ser cuantificadas por separado si es necesario. Una de las mayores fuentes de fosfatasa alcalina es el hueso por ello en los niños y adolescentes con crecimiento óseo esta enzima está normalmente elevada.


Su estudio se realiza en el contexto de otras pruebas hepáticas (GOT, GPT, Bilirrubina, GammaGT) y se utiliza para evaluar problemas o alteraciones del hígado. Es muy sensible, sobre todo, en problemas de obstrucción de las vías biliares. Es la enzima más sensible a los problemas hepáticos producidos tumores metastásicos.

 

Suele asociarse a la elevación de la Gamma GT, excepto que en los problemas óseos en solo se eleva la fosfatasa alcalina.


Gamma GT

(Gamma PT, GGT, GGTP) La Gamma GT es una enzima de origen hepático que participa en la transferencia de aminoácidos a través de las membranas celulares.

 

La mayor parte de ella se encuentra a nivel hepático y en las vías biliares. Es muy sensible, sobre todo, en problemas de obstrucción de las vías biliares. Es la enzima más sensible a los problemas hepáticos producidos por el alcohol, se eleva la primera y es la más sensible a los daños producidos por él.

 

Suele asociarse a la elevación de la fosfatasa alcalina, excepto en problemas óseos en los que solo se eleva la fosfatasa alcalina

 

Bilirubina

La bilirrubina es un producto derivado del metabolismo de la hemoglobina. Los hematíes al degradarse liberan la hemoglobina que es metabolizada a dos moléculas el grupo heme y el grupo globina, el grupo heme se transforma en biliverdina y esta en bilirrubina a la cual se le llama "no conjugada" o indirecta. Al pasar por el hígado esta bilirrubina se conjuga con ácido glucurónido transformándose en bilirrubina "conjugada" o directa.

 

El hígado segrega esta bilirrubina directa a través de las vías biliares hacia el intestino, al metabolizarse por la flora intestinal se convierte en urobilinas que dan el color marrón a las heces. Parte de estas urobilinas se reabsorben y pueden aparecer en la orina en forma de urobilinógeno.

 

Cuando se eleva la bilirrubina, la piel y los tejidos toman un color amarillo que se llama ictericia.

 

Según cual sea el origen de la bilirrubina elevada podemos saber si es un problema de hígado (elevación de la bilirrubina no conjugada) o de las vías biliares (elevación de la bilirrubina conjugada).

 

Cuando se realiza un análisis de rutina se mide la bilirrubina total (directa más indirecta), el 70 al 85 % corresponde a la bilirrubina no conjugada o indirecta.

 

Su estudio se realiza en el contexto de otras pruebas hepáticas (GOT, GPT, GGT, fosfatasa alcalina) y se utiliza para evaluar problemas o alteraciones del hígado y vías biliares.

 

En los pacientes con ictericia se mide la bilirrubina total la directa y la indirecta. Cuando la fracción conjugada o directa está elevada, más de un 50% de la bilirrubina total, es que hay un problema en la vía biliar por cálculos, inflamación o tumores.

 

Cuando la bilirrubina directa o conjugada es menor del 20%, la hipebilirubinemia es del tipo indirecto o no conjugada y puede ser debido a hepatitis ó a un aumento de destrucción de hematíes (hemólisis).

 

CONTROL DE LA INTENSIDAD DE EJERCICIO.


Parámetros relacionados con las roturas celulares por aumento de la intensidad y de la presión, dando lugar a la rotura sobre todo de células viejas y vertido de sus contenidos al plasma. Podemos chequear problemas musculares tanto de componente contráctil como elástico.


Urea plasmática: Es el producto final de la forma de eliminar nitrógenos (proteínas). Nos indica el grado de uso de proteínas, por ello un índice de sobreentrenamiento debido a menor almacenamiento de Hidratos de Carbono, por ello se gastan antes y se tiran de proteínas (permiten neoglucogénesis de forma más rápida que las grasas).


Amoníaco: Constituye el paso inicial a la producción de urea. Marcador más rápido que la urea para los mismos parámetros. En dietas cetogénicas aparece en niveles elevados.

 
Potasio: El Potasio (K) es el ión positivo que se encuentra principalmente dentro de las células del cuerpo humano. La concentración en las células es 30 veces superior al espacio extracelular y sirve para mantener la carga eléctrica de la membrana celular.

 

Esto es necesario para la transmisión de estímulos nerviosos y musculares, para el transporte de nutrientes al interior de las células y la salida de productos de degradación de las mismas.

 

La concentración de potasio en la sangre se regula por la aldosterona.

 

La aldosterona es una hormona que se produce en las glándulas suprarrenales, al aumentar su nivel en sangre se produce una mayor retención de sodio en el riñón y un aumento de la salida del potasio a través de la orina. Cuando el potasio en sangre aumenta las glándulas suprarrenales secretan aldosterona, que al aumentar su concentración en sangre produce una pérdida de potasio por la orina.

 

Las modificaciones en la concentración del potasio por su ingesta en la dieta se controla a través de su regulación renal.

 

Los pequeños cambios de concentración de potasio en la sangre producen una gran alteración en la transmisión de estímulos nerviosos y musculares, sobre todo es importante en la función del músculo cardiaco. Al bajar los niveles de potasio pueden aparecer arritmias cardiacas y un aumento del potasio puede causar bloqueos cardiacos.

 

Lactato Deshidrogenasa (LDH) en Suero: El LDH es una enzima que se encuentra en muchos tejidos del cuerpo, pero es mayor su presencia en el corazón, hígado, riñones, músculos, glóbulos rojos, en el cerebro y en los pulmones. Su función es interconvertir el piruvato y el lactato. En el ejercicio muscular las células musculares transforman la glucosa en lactato, el lactato se libera a la sangre, y puede ser recogido por el hígado que lo vuelve a transformar en glucosa que se derrama a la sangre para que pueda volverse a utilizar como energía por los tejidos.


La LDH tiene un gran variedad de isoenzimas con leves diferencias en su estructura, que sugieren diferentes orígenes por cada tejido (LDH1 del corazón, LDH2 del sistema retículo endotelial, la LDH3 de los pulmones, la LDH4 de los riñones, la LDH5 del hígado y músculo). Cuando algún tejido que contiene LDH se encuentra lesionado vierte más cantidad de LDH a la sangre por ello aparece elevada ante cualquier lesión de corazón, hígado, riñones, músculo, etc.


Cuando hay un problema de isquemia en el miocardio con lesión del músculo aparece la LDH-l más elevada que la LDH-2, se eleva a las 24 horas hasta las 72 horas. Tras el infarto cardiaco a los 3 ó 4 días para volver a la normalidad a los 10 - 14 días. Si la isquemia cardiaca no ha lesionado el músculo (infarto) la LDH aparece normal.

 

 BIOQUÍMICA HORMONAL.


Control del volumen del ejercicio.


Nos proporciona medios de control sobre el volumen de la carga aplicada en el entrenamiento, indica posibilidad de sobreentrenamiento.


Cortisol: hormona catabólica producida en las glándulas suprarrenales (glándula que reacción al estrés, luego es la primera que se produce tanto para catabolismo como para anabolismo. Reacción a corto plazo). Niveles altos parecen indicar que el entrenamiento no está siendo bien asimilado por parte del deportista. Si esto sucede, se debe revisar el plan de trabajo.


DHEA: hormona anabólica producida en glándulas suprarrenales.

 
Testosterona: puede ser un buen marcador a largo plazo debido a un mayor poder anabólico. Niveles bajos pueden conducirnos a medio plazo a un estado de sobreentrenamiento.


En actividades de potencia y fuerza como velocistas y halterófilos, se encuentran mayores niveles de testosterona que en actividades de resistencia.


Valoración del estado de nutricional.


La valoración clínica y biológica de los parámetros sanguíneos nos ofrece información muy útil sobre posibles desequilibrios nutricionales, si bien hay que decir que esta valoración nos advierte sobre las posibles deficiencias de nutrientes.


Existen varias pruebas y diferentes parámetros que cada uno de ellos hace referencia a un nutriente o función biológica, así tenemos por ejemplo:

 

Albúmina sérica.

Disminuye ante estados de catabolismo. En clínica las situaciones bajas de albúmina se detectan en casos

 

Capacidad total de fijación del hierro (CTFH) y Transferrina sérica.

Ambos parámetros son indicadores del estado proteico del organismo. La transferrina se encarga de transportar el hierro en plasma y tiene una vida media de 8 a 10 días, por esto se considera el mejor indicador de la deficiencia proteica que la albúmina sérica.


Leucocitos y Linfocitos totales.

Son valores normalmente asociados a procesos infecciosos. Bajos niveles de linfocitos son indicativos de estados de malnutrición por déficit de calorías proteicas que se asocian además a estados de depresión del sistema inmune.


Fósforo sérico.

Aparecen deficiencias de fósforo en situaciones donde se administran grandes cantidades de carbohidratos en la dieta, también en quemados, insuficiencia respiratoria, etc. Deficiencias del fósforo sérico reduce la capacidad de transporte del oxígeno y disminuye la disponibilidad de ATP.


Magnesio sérico

El magnesio resulta fundamental en el metabolismo celular y en la fosforilación oxidati4l. Su déficit se relaciona con alteraciones del sistema neuromuscular, cardiovascular y gastrointestinal.

 

Colesterol sérico

El colesterol elevado ya hemos observado que es perjudicial para la salud, sin embargo, niveles inferiores a 150 mg/dl son considerados como estados de malnutrición.


Creatinina en orina

Sabemos que la excreción de 1 mg de creatina en orina equivale a 20 g de proteínas metabolizadas, por tanto es un indicador de la masa muscular utilizada.


Los valores normales de excreción urinaria de ceatinina para los hombres son de 20-26 mg/kg de peso corporal en orina de 24 horas, en mujeres los niveles son entre 14-22 mg/kg de peso corporal.


Excreción de nitrógeno urinario.

Se hace necesario para la determinación de lo que se denomina en nutrición “Balance nitrogenado”. En los adultos sanos el balance nitrogenado tiende a ser cero, pero en situaciones de catabolismo como enfermedades, infecciones, trauma esquelético, estrés, etc. se ve alterado.


La proteína que ingerimos a través de la dieta contiene nitrógeno en una cantidad que es fija. Por cada 6,25 gramos de proteína existe un 1 gramo de nitrógeno.


6,25 gr. de proteína = 1 gr. de N


Su cálculo nos permite administrar proteínas en la cuantía suficiente para corregir un balance negativo de nitrógenos.


Las grasas en plasma como indicadores de salud; colesterol y triglicéridos.


El nivel de moléculas de grasas transportadas en el plasma, son un fiel reflejo del estado de salud y de la aparición de factores de riesgo o patologías asociadas. Debemos tener un control sobre los siguientes parámetros:


• Colesterol total.

• Colesterol LDL.

• Colesterol HDL.

• Triglicéridos.


El colesterol.

El colesterol es una sustancia adiposa (de grasa) producida por el hígado y se encuentra en todas las partes del organismo. Si bien, hay que advertir que su presencia es necesaria ya que el organismo utiliza el colesterol para producir hormonas, vitamina D y los ácidos biliares que ayudan a digerir la grasa. Pero basta con cantidades mínimas de colesterol en la sangre para satisfacer estas necesidades y el hígado produce todo el colesterol que el cuerpo necesita.

 

Nuestra dieta hoy en día contiene excesiva grasa y esto provoca un aumento de los niveles de colesterol excesivos y que acarrea problemas de salud.


Si se tiene el colesterol elevado en la sangre, pueden acumularse depósitos de grasa en las paredes de las arterias. Esto es lo que se denomina “aterosclerosis”, se adhieren a las paredes de los vasos partículas fibrolipídicas, reduciendo el diámetro del vaso y evitando que la sangre fluya de manera adecuada. Si se afectan las arterias que transportan la sangre al corazón (arterias coronarias), puede llegar menos sangre y oxígeno al corazón. Esto puede ocasionar episodios de angina de pecho y ataques cardiacos, llegando incluso a la muerte.


Aunque es un problema que se desarrolla más en los hombres, por la disposición del tejido adiposo de reserva, también se presenta en la mujer. Los niveles de colesterol en la sangre, tanto en hombres como en mujeres, comienzan a elevarse aproximadamente a los 20 años.


Antes de la menopausia, las mujeres tienen niveles menores de colesterol que los hombres de la misma edad. Después de la menopausia, se eleva el nivel de colesterol de las mujeres, debido sobretodo a la bajada de estrógenos.


El LDL, “colesterol malo” y el HDL, “colesterol bueno”.


El colesterol viaja a través de la sangre en moléculas denominadas lipoproteínas.


La lipoproteína de baja densidad (LDL) se denomina “colesterol malo” porque es la fuente principal de acumulación de colesterol y obstrucción en las arterias. Se ha demostrado que reducir los niveles elevados de LDL disminuye el riesgo de las enfermedades cardiacas.

 

La lipoproteína de alta densidad (HDL) se conoce como el “colesterol bueno” porque elimina el colesterol malo de la sangre y evita que se acumule en las arterias. Por lo tanto, entre más HDL se tenga, mejor. Se han vinculado los niveles reducidos de HDL (en especial los inferiores a 40) con un mayor riesgo de tener enfermedades cardiacas, mientras que los superiores a 60 protegen contra estas enfermedades, es un factor protector.


Por tanto, es importante no solo conocer los niveles de colesterol total sino también de LDL y HDL.


Todas las personas mayores de 20 años deberían medir su nivel de colesterol por lo menos una vez cada cinco años. La prueba preferida para medir los niveles de colesterol es el perfil de lipoproteínas. Esta prueba de sangre se hace en ayunas para revisar los niveles de colesterol medidos en mg/dl (miligramos por decilitro de sangre), incluyendo:


• Niveles totales de colesterol en la sangre

• Nivel de LDL (colesterol malo)

• Nivel de HDL (colesterol bueno)

• Nivel de triglicéridos (otra forma de grasa en la sangre.)


Su médico, le orientará e interpretará los resultados, controlará sus niveles de salud y le aconsejara sobre sus hábitos de vida (ejercicio físico, alimentación, etc).

 

Nivel de colesterol total: es recomendable un nivel de menos de 200 mg/dL. Pero incluso niveles de 200-239 mg/dL (cercanos a los límites elevados) pueden incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.

 

LDL o colesterol malo: un nivel de 160 mg/dL o más se considera elevado.


HDL o colesterol bueno: un nivel de 60 mg/dL o más es bueno y ayuda a reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca. Recuerde que el colesterol HDL protege contra las enfermedades cardiacas, por lo tanto, entre más HDL se tenga, mejor. Un nivel menor a 40 mg/dL se considera bajo e incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas.


Niveles de triglicéridos: también aumentan el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas. Los niveles cercanos a los límites elevados (150-199 mg/dL) o más (200 mg/dL o más) podrían hacer necesario un tratamiento en algunas personas.


Factores que influyen en el colesterol elevado.

La causa principal del colesterol elevado en la sangre es llevar dietas altas en grasas, en particular la grasa saturada. Las grasas saturadas se encuentran en productos de origen animal, tales como la carne, la leche y otros productos lácteos que no son sin grasa, la mantequilla y el huevo. Algunos de estos alimentos también son altos en colesterol. La comida rápida frita y la bollería industrial a menudo contienen mucha grasa.

 
Tener exceso de grasa y no hacer ejercicio puede elevar el colesterol malo y disminuir el colesterol bueno, incluso en personas que no tienen un porcentaje de grasa elevado. Además, después de la menopausia, los niveles de colesterol malo en las mujeres tienden a elevarse.


También existe un tipo raro de colesterol elevado hereditario que a menudo provoca una enfermedad cardiaca a temprana edad.

 

Reducir el colesterol malo o LDL, y los niveles totales de colesterol en la sangre puede disminuir considerablemente las probabilidades de padecer alguna patología de tipo cardiovascular. La mayoría de las personas puede disminuir su nivel de colesterol en la sangre haciendo modificaciones en su alimentación, perdiendo ‘el sobrepeso y realizando ejercicio físico. Estos cambios también pueden ayudar a reducir el riesgo de otras enfermedades asociadas como la diabetes o la hipertensión.


Los triglicéridos.

Este tipo de grasas forman la mayor parte del peso seco del tejido adiposo, constituyendo, por lo tanto, una potente forma de almacenamiento de energía.

 

Los triglicéridos son el principal tipo de grasa transportado por el organismo.


Posterior a la ingesta de alimentos, el organismo digiere las grasas de los alimentos realizando la digestión de los triglicéridos en el duodeno e íleo proximal, la mayor parte de la digestión tiene lugar por acción de las lipasas intestinales y pancreáticas y de los ácidos biliares liberando triglicéridos a la sangre. Estos son transportados a todo el organismo para dar energía, los ácidos grasos de cadena larga aparecen en el conducto torácico transportados como triglicéridos en los quilomicrones, mientras que los ácidos grasos de cadena corta y media se transportan fijados a la albúmina en la circulación portal, si no son utilizados se almacenan como grasa.


El hígado también produce triglicéridos y cambia algunos a colesterol. También el hígado tiene la función de cambiar cualquier fuente de exceso de calorías en triglicéridos, así un exceso de carbohidratos o alcohol, son causa de una elevación del nivel de triglicéridos. Esta grasa, entonces se combina con proteína y colesterol para formar lipoproteínas de muy baja densidad, que son liberadas al torrente circulatorio.

 

El movimiento de ácidos grasos entre los distintos comJ partimientos del organismo, se produce con gran rapidez en respuesta a diversos hábitos de vida como la dieta, actividad física, nivel de stress y edad del individuo.


Alteración de los niveles de triglicéridos.

El valor normal es de 150 mg/dL. Para quienes sufren problemas cardiacos, los niveles deben ser inferiores a los 100 mg./dL.


Existe una relación directa entre niveles de colesterol y triglicéridos, sin embargo conviene aclarar que si el colesterol tiene un valor normal, un nivel elevado de triglicéridos no parece ser un factor de riesgo de enfermedad cardiaca, pero sí puede ser riesgoso al asociarse con patologías como diabetes y pancreatitis.


Las causas de la elevación de los niveles de triglicéridos pueden ser de diferentes orígenes:


Consumo excesivo de calorías: Los triglicéridos se elevan a medida que se aumenta de peso o se ingieren demasiadas calorías, especialmente provenientes de los carbohidratos y del alcohol, aumentando la producción de triglicéridos en el hígado.

 

Sobrepeso por obesidad: los triglicéridos aumentan generalmente a medida que aumenta el peso graso.

 

Edad: los niveles de triglicéridos aumentan regularmente con la edad.

 

Medicamentos: Algunas drogas como los anticonceptivos, esteroides, diuréticos causan aumento en los niveles de los triglicéridos.

 

Enfermedades: La diabetes mellitus, enfermedad de Von Gierke, hiperlipotroteinemia tipo II A, 4, 2B, 3, 1, gota, anemia perniciosa, hipertensión maligna, arteriosclerosis, hipotiroidismo, las enfermedades renales y hepáticas están asociadas con niveles altos de triglicéridos. Entre los grupos que deben vigilar con mayor cuidado su nivel de triglicéridos se encuentran los diabéticos y las mujeres después de la menopausia. Más de un 75% de los diabéticos tienen los niveles de triglicéridos altos y el 30% de las mujeres que han pasado por la menopausia sufren de este mismo problema.

 

Herencia: algunas formas de altos niveles de triglicéridos ocurren entre miembros de una misma familia.


 
ANÁLISIS DE ORINA

 

El análisis rutinario de orina es una medición por métodos físicos y químicos para medir diferentes parámetros químicos y microscópicos para diagnosticar la presencia de infecciones urinarias, enfermedades renales, y otras enfermedades generales que producen metabolitos en la orina.

 

Se utiliza para evaluar la función de los riñones, de las diferentes hormonas que lo regulan, y situaciones de la regulación de líquidos en el cuerpo humano.

 

El análisis de orina se realiza como estudio rutinario para discriminación del estado de salud, para el diagnóstico precoz de diferentes enfermedades, para el control de la diabetes o enfermedades renales. También para diagnosticar infecciones urinarias o la presencia de enfermedades renales

 

Análisis químico de la orina

 

En esta parte del estudio se describe la presencia de:

 

·        Interpretación de la apariencia y color de la orina, pueden aparecer diversas variaciones, orina clara, turbia, amarilla clara, marilla oscura, roja, verde, azul,etc...)

·        Presencia de bilirrubina en orina

·        Presencia de glucosa en orina

·        Hemoglobina en orina

·        Cetonas en orina

·        Nitritos en orina

·        Medición del pH

·        Proteínas en orina

·        Densidad de la orina

·        Urobilinógeno en orina

 

Análisis microscópico de la orina

 

En esta parte se estudian y dan resultados de:

·        Presencia de bacterias o otros microorganismos

·        Cristales

·        Grasas

·        Mucosidad

·        Hematíes

·        Células tubulares renales

·        Células epiteliales

·        Leucocitos en orina

 

Valores normales de los parámetros:

·        El color de la orina debe de ser desde transparente hasta amarillo oscuro.

·        La concentración de la orina debe de ser entre 1.006 a 1.030. Puede variar por la hora del día de recogida, cantidad de comida tomada, o el ejercicio realizado.

·        El pH de la orina debe de estar entre 4,6 y 8,0.

·        No debe de haber presencia de glucosa, cetonas, ni proteínas.

·        No debe de haber presencia de hematíes.

·        No debe de haber hemoglobina.

·        No debe de haber bilirrubina.

·        Puede haber trazas de Urobilinógeno en la orina normal.

·        No debe de haber nitritos.

·        No debe de haber leucocitos.

 

Valoración de resultados anormales:

 

·        Alteraciones en el color y apariencia. La orina turbia puede deberse a ala presencia de pus ó infecciones. La orina con color amarillo oscuro puede deberse a la presencia de urobilinógeno o bilirrubina. La presencia de color rojo sugiere presencia de hematíes o hemoglobina por problemas renales, infecciones urinarias. La infección por pseudomonas puede dar un color verde a ala orina.

·        Alteraciones de la concentración de la orina. El aumento o disminución exagerados y que no sean debidos a las variables propias de horario de recogida, exceso de comidas o ejercicio, puede deberse a problemas de la función renal.

·        Alteraciones del pH de la orina. La orina con pH más alcalino (pH> 7,5 ) puede ser mejor para la disminución de la formación de piedras en la vía urinaria, inclusive puede favorecer el efecto de ciertos antibióticos. Si la orina es demasiado ácida ( pH< 5), también disminuye la formación de ciertas piedras del tracto urinario, disminuye la presencia de infecciones. Si está en los extremos puede deberse a muchas enfermedades.

La orina ácida tiene tendencia a producir cristales de xantina, cistina, ácido úrico y oxalato cálcico. La orina alcalina se acompaña de tendencia a formar cálculos de carbonato cálcico, fosfato cálcico, y fosfato de magnesio.

·        Presencia de glucosa en orina. Se puede suponer que si hay glucosa en la orina es que la glucosa está elevada en la sangre, por una diabetes o por otra razón. Suele acompañarse de presencia de cuerpos cetónicos , que aparecen en exceso en la diabetes no controlada.

·        Presencia de proteínas en la orina. Principalmente es un indicador de problemas renales, como la glomerulonefritis, como la pérdida de proteínas disminuye la presión oncótica se suele acompañar de edemas intersticiales, lo que se llama síndrome nefrótico.

·        La presencia de cilindros puede ser debido a acúmulo de proteínas o de células.

Los cilindros hialinos son proteínas acumuladas y suelen acompañarse a proteinuria. Pueden encontrase cilindros hialinos tras un ejercicio intenso. La presencia de cilindros celulares granulosos son acumulaciones de partículas celulares de desecho de glóbulos blancos y células epiteliales, pueden aparecer tras el ejercicio intenso y en diversas enfermedades renales.

·        Presencia de sangre (hematíes, hemoglobina) en la orina puede ser indicador de sangrado renal, pero también ocurre tras el ejercicio físico intenso.


El nivel de acetona como indicador.


Cuando las células corporales no pueden disponer de glucosa como fuente de energía (como ahora veremos, puede ser por dos causas), utilizan las grasas. Como consecuencia de la combustión de estas grasas se originan los cuerpos cetónicos o estado de cetosis. Esta acetona se elimina por la orina a través del riñón y se denomina “cetonuria”.


Por tanto a priori podemos concluir que tener niveles positivos de acetona en orina significa que nuestro organismo está utilizando las grasas como combustible a la hora de obtener energía. Esto es de gran utilidad a la hora de prescribir un plan de ejercicios y alimentación para reducir el porcentaje de grasa. El tener acetona en orina es uno de los indicadores de que nuestro planteamiento está funcionando.


Como veremos a continuación debemos tener en cuenta otros parámetros e indicadores bioquímicos, para asegurarnos un estado de salud y una respuesta adecuada del organismo ante esta situación.


Las causas que originan el no poder disponer de la glucosa y que conllevan a la cetosis se pueden resumir en dos:


1. Falta de insulina:


Se identifica porque existe una cetonuria positiva con niveles de glucemia altos, ya que si que hay glucosa en sangre, el problema es que no hay insulina para que pueda ser utilizada.


Esta situación se produce en personas diabéticas en las que el déficit de insulina origina que el organismo no pueda utilizar la glucosa, por tanto, se ve obligado a utilizar las grasas para obtener energía, como resultado el organismo produce cuerpos cetónicos. Al carecer el organismo de la ayuda de la insulina, los cuerpos cetónicos se van acumulando en la sangre y luego son eliminados en la orina. También el organismo puede descartar un tipo de cetona, denominada acetona, por conducto de los pulmones. Esto da al aliento un olor a fruta. Cuando las cetonas se acumulan en el organismo se puede llegar a una enfermedad grave y al coma, la denominada “Cetoacidosis diabética”.


En situaciones normales, no hay presencia de glucosa en la orina. Sin embargo cuando se presenta en cantidades significativas, más de 15 ó 20 gramos, máxime si va acompañada de acetona suele ser indicativo de diabetes. Cifras de menor cantidad pueden ser equivocadas pues hay otras situaciones en las que aparecen pequeñas cantidades de glucosa en la orina sin ser genuinas diabetes.


Hay que tener en cuenta que la ausencia de glucosa en la orina, no descarta la existencia de una diabetes. En determinadas circunstancias puede estar elevada en sangre sin que pase a la orina.


Causas más frecuentes:


• Infecciones, traumatismos, estrés u otras enfermedades que aumentan las necesidades de insulina.

• Ingesta excesiva de Hidratos de Carbono (H.C.) sin haber aumentado la dosis de insulina.

• Realizar ejercicio físico cuando la glucemia es elevada, sin haber inyectado iñsulina previamente.

• Olvidar alguna dosis de insulina.

 
2. Falta de hidratos de carbono en la dieta:


Por falta de hidratos de carbono en la dieta y/o por el ejercicio físico, el organismo entra en cetosis por estar agotadas las reservas de glucosa, aparecerán disminuidos los depósitos de glucógeno en músculo e hígado, por tanto aparece una cetonuria positiva con glucemia normal o baja.


Es un indicador de falta de hidratos de carbono (H.C.) en la dieta, se puede dar en diferentes circunstancias como dietas hipocalóricas, ayuno prolongado, vómitos o diarreas que impiden la normal absorción de los H.C. de la dieta. Suelen venir acompañadas de una situación de fatiga, desgana, aplanamiento, falta de activación, falta de concentración, cefaleas, etc. aunque estos síntomas tienen fácil solución, basta con realizar un aporte suficiente de H.C. y habitualmente entrar en cetosis por falta de hidratos de carbono, no supone una situación de riesgo.


Los síntomas de la cetosis son:


• Aliento con olor típico a manzanas ácidas.

• Dolor abdominal.

• Náuseas, vómitos, falta de apetito y malestar general.


En algunas ocasiones los síntomas de la cetosis pueden confundirse con los de una gastroenteritis.


Excreción de nitrógeno.


El 90% del nitrógeno se excreta diariamente vía urinaria, el 10% restante se expulsa en las heces, sudor y piel (normalmente de 2 a 4 gr diarios).


Se hace necesario para la determinación de lo que se denomina en nutrición “Balance nitrogenado”. En los adultos sanos el balance nitrogenado tiende a ser cero, pero en situaciones de catabolismo como enfermedades, infecciones, trauma esquelético, estrés, etc. se ve alterado.


La proteína que ingerimos a través de la dieta contiene nitrógeno en una cantidad que es fija. Por cada 6,25 gramos de proteína existe un 1 gramo de nitrógeno.


6,25 gr. de proteína = 1 gr. de N


Por tanto se puede saber la diferencia que existe entre la ingesta y la expulsión de proteína / nitrógeno.

 
El balance de nitrógeno, por tanto, es un reflejo del estatus de proteína corporal, si el organismo se encuentra en un estado anabólico, es decir, de desarrollo muscular, o si por el contrario se encuentra en un estado de catabolismo proteico.


Estados del “Balance de nitrógeno”:


Positivo: Indica que la ingestión es superior a la expulsión. En este estado el organismo se encuentra en un estado anabólico y se encuentra en condiciones para desarrollar un potencial óptimo de hipertrofia muscular. Cuestión deseada por aquellos individuos que pretenden un desarrollo muscular a través del entrenamiento y la dieta.


Negativo
: En este caso ocurre lo contrario, la perdida de nitrógeno es superior a la ingesta. Es indicador de que el tejido muscular esta en procesos de catabolismo, se está degradando. Puede ser por estados de malnutrición, sobreentrenamiento, etc.


Equilibrio: La ingesta se encuentra igualada a la expulsión. El tejido muscular no se encuentra ni en fase anabólica, ni catabólica. Esta es la situación de personas adultas en situaciones normales.

 

 

© Copyright 2007 Felipe Isidro Donate